“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”, B. Franklin

Servicio de Psicología y Coaching  para los más “peques” y sus familias.

El desarrollo emocional y social en los niños/as se ha convertido en un factor clave para optimizar su aprendizaje, inteligencia y bienestar.

Inteligencia emocional y  éxito  viajan de la mano y están estrechamente relacionados en la edad adulta. Por este motivo, es muy importante potenciar al máximo, y desde que son pequeños, un  aprendizaje emocional optimo que les permita desarrollar toda su potencialidad y  todas sus fortalezas. Así mismo, muchos de lo problemas de conducta que observas en tu  hijo/a pueden responder a reacciones emocionales  que  no han aprendido a manejar o a regular (baja tolerancia a la frustración, autoestima, estrés, pérdida, celos, etc.).

“Cuando los niños (y niñas) no tienen estrategias para disminuir la ansiedad, no disponen de tanta capacidad de atención para aprender, para resolver problemas y para comprender nuevos conceptos”, D. Goleman.

Sabemos que el papel de padres a veces no nada fácil. Que los horarios, la falta de  tiempo  y la rutina diaria nos lleva a “ir apagando fuegos” y a “sobrevivir a cada día”. Con nuestro método, dirigido por una psicóloga y un coach personal, ayudamos a los niños/as a superar miedos, ganar confianza y aprender estrategias de autorregulación emocional, y acompañamos a los padres a descubrir estrategias de estimulación, apoyo emocional y comunicación con su hijos/as.

Para los peques:

  • Ganar seguridad y confianza en ellos mismo.
  • Disfrutar, divertirse, compartir y explorar el mundo: SER UN NIÑO/A CON LETRAS MAYÚSCULAS.
  • Aprender a responsabilizarse de las tareas del colegio y de la casa (acordes a su edad).
  • Aprender a identificar, expresar y gestionar sus propias emociones (enfado, frustración, aburrimiento, etc.).
  • Fomentar la creatividad, la fantasía y la imaginación.
  • Aprender a identificar cómo se sienten los demás.
  • Fomentar una relación positiva con otros niños/as.
  • Aprender a relajarse y a calmarse.
  • Aprender a regular su capacidad de atención.
  • Aprender a resolver problemas (acordes a su edad).
  • Superar miedos.

Para la familia:

  • Establecer objetivos de cambio concretos.
  • Fomentar autonomía del niño/a.
  • Enseñar al niño/a a seguir reglas y normas de conducta, fomentando el aprendizaje positivo, la seguridad en sí mismo y la cooperación.
  • Encontrar espacios cotidianos compartidos y transformarlos en oportunidades de comunicación, juego y aprendizaje.
  • Favorecer la identificación y reconocimiento de las fortalezas, logros y conductas  positivas como padres.
  • Conocer los pensamientos, emociones y comportamientos que nos acercan o nos alejan de nuestros objetivos como padres.
  • Buscar la armonía y el equilibrio entre las distintas esferas de la vida: padres, pareja, personal, laboral, social, etc.

SOLICITA UNA SESIÓN GRATIS con nuestro COACH o PSICÓLOGO en ALCORCÓN!

Responderemos todas tus dudas