¿Depresión o tristeza?

La tristeza o el bajo estado de ánimo son emociones “normales” que todos experimentamos. Sentir tristeza como respuesta a muchos de los cambios vitales o pérdidas importantes de nuestra vida es una reacción sana, que cumple una función. El “desánimo” y estar “tristes” nos invita a “pararnos” para elaborar, afrontar y recuperarnos emocionalmente.

La pérdida o enfermedad de personas queridas, los problemas o rupturas de pareja, los problemas laborales y/o familiares, etc., generan periodos de tristeza o bajo estado de ánimo más o menos pasajeros. Sin embargo, en algunas ocasiones nos quedamos atascados en este proceso, en el dolor, en los problemas, sin saber cómo afrontarlo, llegando incluso a creer que no hay nada que esté en nuestra mano para mejorar la situación y sentirnos mejor. Es entonces cuando comienza un cambio emocional, cognitivo y conductual más profundo y la nube oscura de la Depresión llega para quedarse.

Según la OMS, la depresión afecta a cerca de 121 millones de personas en todo el mundo, sin embargo, solo un 25% de ellas recibe tratamiento adecuado. Con este artículo queremos contribuir a que conozcas mejor sus síntomas y, de esta forma, puedas saber cuándo pedir ayuda para ti o para alguno de tus seres queridos.
Las principales señales de alarma, a las que debemos estar atentos son:

– Nuestras emociones cambian: puede que tengamos muchas ganas de llorar, notemos tristeza o vacío, desinterés o dificultades para disfrutar con las cosas que antes hacíamos. A veces pueden aparecer otros sentimientos desagradables como irritabilidad o ansiedad.

– A nivel físico: suelen producirse cambios como cansancio continuo y excesivo, pérdida o aumento de apetito, problemas de sueño, tensión muscular, opresión en el pecho, disminución del deseo sexual, etc.

– Cambia nuestra forma de pensar: sobre nosotros, nuestro futuro y el mundo que nos rodea. Tendemos a ver el lado oscuro de las cosas. Solemos pensar mal acerca de nosotros mismos, nos desvalorizamos y no culpamos por muchas de las cosas que hicimos. Nuestra autoestima se reduce significativamente. El mundo nos parece un lugar hostil y absurdo en el que vivir. No entendemos la vida ni porque suceden las cosas. Podemos pensar que los demás no nos tienen ningún aprecio y que incluso nos rechazan. El futuro se percibe como un callejón sin salida.

– Cambia nuestro comportamiento en consonancia con nuestros sentimientos y nuestros pensamientos. Todo comienza a costarnos un gran esfuerzo y a producirnos una baja gratificación. Comenzamos a aplazar y a abandonar actividades, ocio y responsabilidades. Cualquier excusa nos empuja a cancelar esa reunión con amigos o esa comida familiar. Esto nos hace sentirnos peor y entramos en un círculo del que salir cada vez resulta más complicado. Tendemos a ir reduciendo nuestras actividades; nos volvemos más pasivos y la inercia nos domina.

Recuerda, la depresión se alimenta en su círculo vicioso de dos factores principalmente: tus gafas negativas al mirar el mundo y tu inactividad. Por ello, los principales tratamientos psicológicos para superarla te ayudarán a romper el círculo, desprendiéndote de esas gafas oscuras que te impiden ver con objetividad la realidad y recuperando tu nivel de actividad. Salir solo, en la mayoría de las ocasiones es muy complicado por lo que te animamos a pedir ayuda tanto de familiares como de profesionales.

Por último os dejamos un video, realizado por la OMS, que nos ayudará a entender mejor que sienten las personas con depresión.

Zaloa Gómez (Psicóloga)

Solicita una SESIÓN GRATUITA

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *