La lección de August

Por fin llegan las vacaciones y tendremos más tiempo para sumergirnos en esas pequeñas cosas que nos hacen felices; que nos permiten saborear emociones, reflexiones, retos y momentos de desconexión total. Esas pequeñas cosas que nos recargan las pilas, nos llenan de energía y nos transportan a un estado de “Flow”.

El estado de “Flow” o fluir es un concepto muy de moda en los últimos años, introducido por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi, y que nos da algunas claves de qué podemos hacer para ser más felices: “Se trata de una estado emocional positivo en el que la persona se encuentra totalmente absorta, implicada y concentrada en una actividad para su propio placer y disfrute. El tiempo vuela, y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unos tras otros sin apenas parar. Esta experiencia es en sí misma placentera, abarcando mucho más que la mera diversión, no importando en ese momento, ni las adversidades ni problemas que sucedan. Todo nuestro ser se encuentra concentrado en la tarea, utilizando y llevando nuestras destrezas y habilidades hasta el extremo.

Cada persona consigue fluir a través de diferentes actividades, gracias a las que experimenta esa sensación de plenitud y satisfacción posterior. La lista de actividades “Flow” que podríamos hacer sería infinita y diferente para cada uno de nosotros, ya que lo que define a una actividad “Flow” no es el tipo de actividad en sí misma sino el estado psicológico que nos permite alcanzar. El running, el tenis, pádel, echar una partida de ajedrez, pintar, escribir, nadar, bricolaje, escalar, tener una cita, jugar con mi hija, bailar, e incluso muchas de las actividades que realizamos en nuestro trabajo (dar una conferencia, dirigir una reunión, crear, cerrar una venta, etc.). Cada uno de vosotros y vosotras podéis identificar y potenciar las actividades “Flow” de vuestras vidas.

¿Cuál es tu actividad flow?

Una de las actividades “Flow” que compartimos en z&do es la lectura. Pero no leer por leer, eso es un verdadero sufrimiento. Hablamos de zambullirnos en esos libros que consiguen conectar realmente con una parte de nosotros y hacernos desconectar del mundo que nos rodea. De esos libros que consiguen emocionarte, te hacen reflexionar, llamar tu atención, te retan o enseñan algo nuevo. Son muchos los libros de este tipo que podríamos invitarte a experimentar en esos ratitos de verano, en la playa, en la montaña, con tu música preferida o en buena compañía. Pero queremos comenzar por uno de los últimos que han llegado a nuestras manos y que ha conseguido tocarnos el corazón. Creemos que puede ayudarnos a entender desde los ojos de un niño la importancia de mirar más allá, de no quedarnos en la superficie, en lo negativo, en nuestros puntos débiles y en los de los demás. La importancia de no prejuzgar ni sobreproteger. De superar nuestros miedos cuando sentimos que nosotros o alguien al que queremos podemos ser “dañados” por el simple hecho de ser diferentes. La importancia de dejar de querer ser perfectos en un mundo imperfecto y lleno de matices.

“La lección de August”

R.J Palacios, Ed. Nube de Tinta, 2012.

“Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en la vida, porque todos vencemos al mundo”, (Auggie)

“Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias. Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.”

2 comentarios en “La lección de August”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *